Pingyao es una ciudad tradicional China que parece anclada en el tiempo y que tiene un encanto especial. Debido a esto y a que se encuentra en mitad de camino entre Pekín y Xi’an son muchos los viajeros que nos acercamos a visitarla.

Debemos reconocer que a pesar de que nos parece un lugar increible, lo encontramos muy enfocado al turismo y no nos pareció tan auténtico.

Aun así merece mucho la pena acercarse y pasar como mínimo un día recorriéndola.

Amaneciendo en Pingyao

Amaneciendo en Pingyao

 

Pingyao China

Pingyao

 

Veníamos en el tren nocturno desde Datong, esta vez nos tocaba dormir en Hard Sleeper, compartimentos abiertos y compartido con cinco personas más que nos había costado unos 8 euros. Y la verdad que no estaba tan mal dormir aquí como nos habíamos imaginado.

Llegamos a la estación de trenes de Pingyao cuando no eran ni las 6 de la mañana y no teníamos hotel ya que esa misma noche salimos hacia Pekín. Desde aquí a la zona que se visita, que es la ciudad antigua, la zona amurallada hay unos 2 kilómetros que decidimos hacerlos andando ya que no tenemos ninguna prisa. Esta zona que recorremos caminando nada tiene que ver a lo que nos encontramos dentro de las murallas, es una zona descuidada y de mal aspecto que no hace dudar de si encontraremos Pingyao tal cual lo hemos leído anteriormente.

Si no queréis hacerlo caminando tranquilos, que a la salida de la estación os asaltaran muchos taxistas para llevaros por poco dinero.

Aprovechamos para disfrutar de la ciudad completamente solos y buscar un lugar donde desayunar.

 

Pingyao China

Pingyao China

 

Pingyao

Patios con encanto

 

La ciudad se puede visitar gratuitamente pero si se quiere subir a la muralla y  visitar los edificios turísticos debemos comprar una entrada combinada que permite acceso a la muralla, los templos y los museos. El precio es de 150 yuanes (19 euros) y con carnet de estudiante 75 yuanes (10 euros).

Moverse por la zona donde se encuentran los lugares de interés resulta muy fácil ya que todo se encuentra cerca y las calles principales también.

Nuestra primera parada es subir a la muralla, aprovechando que aún es temprano y que casi la visitamos solos.

Pingyao Murallla

Recorriendo la Murallla

 

Pingyao Murallla

Vistas desde la muralla

 

Seguimos visitando el templo de Confucio, templo taoísta Qingxu, templo Cheng Huang y la casa de la familia Quiao. Recorremos las principales calles que son, North Street, South Street, West Street y East Street, que además tienen nombres bastante fáciles de recordar. Y sobretodo recorremos la calle más conocida de toda la ciudad, Nan Dajie, que une la ciudad de norte a sur y donde se encuentra la Torre de la Ciudad.

 

Pingyao Murallla

Templos

 

Pingyao

Paseando por Pingyao

 

Pingyao

La calle céntrica de Nan Dajie

 

Intentando conocer una parte no tan turística, decidimos alquilar unas bicis eléctricas durante 2 horas y la verdad que nos encantó la experiencia! Pudimos alejarnos y ver cómo se vive realmente dentro de una muralla, ver a los niños salir del cole y como se sorprendían al vernos por ahí, también nos encontramos con una zona bastante más descuidada pero igual de especial.

 

Pingyao

Recorriendo Pingyao en bici

 

Nuestro próximo tren sale a las 20.00 horas dirección Pekín así que nos toca hacer el camino de vuelta que hicimos por la mañana a primera hora y prepararnos para la noche más larga en tren y en ¡Hard Seat!.

Esperamos que este post os sirva de ayuda para organizar un día por Pingyao y que os anime a incluirla en vuestro itinerario si vais a hacer una ruta por el país.

 

Nan Dajie Pingyao

Cañones

 

Nan Dajie Pingyao

Nan Dajie Pingyao

 

Si queréis hacer noche en la ciudad, os dejamos el link de booking desde donde podréis encontrar alojamientos desde 10€ la noche, habitación doble, y además nos ayudarás a mantener un poquito este blog, ¡muchas gracias!



Booking.com

 

 

Y por si queréis seguir leyendo sobre China, ¡aquí os dejamos algunos post relacionados!Pekin que ver 

como llegar a la gran murallaRuta por el norte ChinaDatong